Buscar
  • Javier Bolaños

Rendirme no es morir

Actualizado: 23 de nov de 2018



Ahora, contenidos en un mismo espacio,

donde incide la luz,

donde tienen lugar tempestades,

donde el frio nos acecha y el calor nos arropa,

ahora…, debes saber algo.


Puede que llegue el día

en que tengas que arropar mi dureza con tus brazos.

Puede que llegue el día

en que se fundan mis polos y bebas mi agua más pura.

Puede que llegue el día

en que mis lágrimas más antiguas rocen tu piel.


Puede que llegue el día

en que me rompa en tus brazos.

Porque la vida me enseñó

a pulir mi escultura más dura,

a reparar mis grietas,

a sostener sin ser sostenido,

a mirar hacia delante sin mirarme.


Y si un día me rompo en tus brazos,

será porque he encontrado un remanso de paz y amor,

será porque sé que me sostendrás sin ser juzgado,

será porque confío en la cuna que me prestas,

y será para sostenerme con fuerza solo un instante.


Porque de ahí resurgirá con más fuerza un nuevo Yo,

con más paz aún que la que contengo,

con más sabiduría que la aprendida,

con más amor del que ahora albergo,

y con más unión que la que nos guía.


Si algún día me rompo en tus brazos,

será solo un instante,

y no te querré más por ello,

sino que podrá ser por cuánto te quiero,

y por ser quien eres.


SI ALGÚN DÍA…

© 2014 Equilibrio Emocional en la Educación Familiar y Escolar

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon